3 de junio de 2008

Finale




Asesiname. Besa mi cuerpo y tóma mi carne endulzada como vaina. Clávate como lo hace el sol cuando me encuentra sola en la habitación. Penetra la intensidad y borra toda la soledad que ayer parecía indeleble. Haz el amor con mi vida, besa los párpados abiertos de la noche y bebe mi canción lentamente. En esta hora infame desnuda toda mi respiración y deja mi silueta hipócrita abrazando el suelo, con los brazos abiertos de par en par.

1 comentario:

Quijote (El insurrecto) dijo...

Si de ese metálico grito que acarícia tu tersa piel y que alguna vez cubrió el espectro de mis sueños, se emana el resplandor de un letal sacrificio, creame Srta. que el vigor se irá de mis miembros tan presto como el rocío se esfuma al contacto de las primeras lumbres matinales. Pero si tu exquisita muerte representa el ocaso de tu soledad, amor, amor, contigo me esfumaré para siempre.